A medida que envejecemos, nuestra memoria a veces empieza a fallar. Pero no te preocupes: hay algunos ejercicios fáciles de memoria que puedes hacer para ayudar a recuperar la tuya. En lo que respecta al cuidado de mayores mantener ágil la memoria de la persona a la que se está cuidando es una tarea bastante importante, casi tanto como cuidar de la movilidad de las personas mayores. Sigue leyendo para saber más.

¿Quién puede padecer un deterioro cognitivo?

El deterioro cognitivo leve es aquella sintomatología, previa a la demencia, en la que los individuos afectados presentan deficiencias que van más allá de lo que se espera en función de su edad y nivel educativo, pero que no interfieren de forma significativa en las actividades cotidianas como lo que se esperaría de alguien a quien se le hubiera diagnosticado esta enfermedad en años anteriores.

El deterioro cognitivo es un problema de salud importante y creciente entre los adultos mayores. Para evitar que empeore es fundamental mantener un estilo de vida activo que ofrezca oportunidades de estimulación cerebral.

Realizar ejercicios de memoria para estimular el cerebro debe ser sin duda una rutina diaria habitual del cuidador o para el familiar que se encuentra realizando esas labores de cuidado. Aquí os contamos algunos ejercicios.

Ejercicios de memoria para evitar el deterioro cognitivo

Juegos de palabras y números

Una forma de retrasar el deterioro cognitivo es hacer ejericio con juegos de palabras y números como crucigramas, sopas de letras, sudokus y otros pasatiempos relacionados con estas habilidades.

Estos juegos activan la lógica, la memoria, la relación de conceptos…

También son muy interesantes las opciones tecnológicas como las aplicaciones móviles tal que Neuronation o Lumosity. Éstas plantean juegos de memoria para estar activos, y de hecho se estructuran en ofrecer ejercicios diarios. Es decir, tienen como foco asegurarse de que al menos se hace una sesión diaria.

El cuidador de mayores debe supervisar que el paciente cumple con esta norma de realizar una sesión al día de juegos de palabras y números.

Ejercicios de memorizar palabras y números

Otro ejercicio de memoria que se puede hacer puede ser el de memorizar palabras o números. En el primer caso hay un juego muy divertido que consiste en inventar una situación y decir qué te llevarías a ella. Cada jugador añade un objeto a la lista, pero antes de eso tiene que recitar de memoria todo lo que los anteriores jugadores han añadido.

Así, por ejemplo, si la persona mayor a la que estamos cuidando va a asistir dentro de poco a una boda, se puede usar este evento como punto de partida del juego y decir «Voy a ir a la boda de Jaime con un sombrero», de forma que el mayor deber contestar «voy a ir a la boda de Jaime con un sombrero…. y un paraguas».

Si continúa el juego puede llegar un momento en el que cada jugador esté recitando una lista de 15, 18 o 20 ítems que debe ir memorizando antes de agregar uno nuevo.

Ejercicios de memorizar parejas

Un ejercicio para la memoria ligeramente diferente del anterior serían los ejercicios de memorizar parejas. Uno de ellos puede ser crear una lista de elementos por parejas, por ejemplo usando un criterio de semejanza entre ambos elementos. Juntar en la lista paraguas y botas de agua, café y tostadas, o más complejos como caballo con correo postal.

Otra opción para ejercitar la memoria por parejas puede ser el clásico juego de cartas de repartir una baraja bocabajo y darle la vuelta a las cartas de dos en dos. Si son pareja, se retiran y se gana un punto. Si no, se vuelven a voltear. Cuando se han volteado muchas cartas, si las hemos memorizado, tendremos ventaja para casar las siguientes parejas, ya que nos saldrá una que recordemos haberla visto en otra parte del tablero varios turnos antes.

Sociabilizar e interactuar con otras personas mayores

Tener una conexión social es crucial, ya que puede ayudar a mejorar la función de la memoria. Además, participar en aficiones y otras actividades intelectuales puede ayudar a estimular el cerebro y evitar que se vuelva mayormente ocioso. Además, es importante tener un horario regular, en el que la actividad tenga lugar en momentos que se correspondan con nuestros ritmos naturales de trabajo. Tomando estas medidas, podemos ayudar a garantizar que nuestro cerebro siga funcionando bien hasta una edad avanzada.


Aunque no existe una fórmula infalible para prevenir el deterioro cognitivo en los adultos mayores, hay varias cosas que un cuidador de mayores pueden hacer para ayudar a garantizar un resultado positivo. Los ejercicios regulares son importantes, al igual que las evaluaciones clínicas realizadas por un profesional experto. En María Zugasti Servicio doméstico seleccionamos cuidadores que tengan en cuenta estas necesidades.