Parece obvio que lo más importante para seleccionar a una buena niñera es dar con personas que les gusten y disfruten de los niños, pero no nos podemos basar solamente en esto.

Hay asuntos que debemos tener en cuenta a la hora de buscar y seleccionar a la candidata ideal según nuestras necesidades, por ejemplo, si lo que necesitamos es un cuidado para un recién nacido buscaremos que la candidata tenga experiencia y conocimientos anteriores en dicho puesto. La responsabilidad y el nivel de exigencia que conlleva el cuidado de un recién nacido es mayor a la de un niño que ya pudiera estar en una edad más independiente.

Por ejemplo, la forma en que tenemos de cogerlos en brazos, la manera en que los acostamos, las posturas a la hora de lidiar con los tormentosos cólicos, la especial atención y delicadeza que hay que demostrar a la hora del baño, la constancia de alimentar al recién nacido cuando debe comer cada pocas horas y por supuesto dedicarle mucha paciencia, mimo y atención.

Por ello es muy importante que a la hora de buscar y seleccionar a una buena candidata se procure una selección exhaustiva y detallada y por supuesto comprobando la veracidad de su experiencia y referencias.

Después y con respecto a las características de la candidata, buscaríamos unas ciertas cualidades como su empatía hacia los niños, responsabilidad, flexibilidad, puntualidad, carácter afable.

También sería muy interesante para el cuidado de niños de edades más avanzadas que la candidata tenga algún tipo de formación relacionada con el mundo infantil, ya sea una carrera, módulo o auxiliar en cuidados de primeros auxilios, animación.

En el caso de niños con alguna discapacidad o cuidados especiales, es indispensable que tengan los conocimientos necesarios para cada caso y experiencia previa en casos similares. Ya que su responsabilidad es vital para la vida cotidiana del niño y la familia de éste.

La niñera debe ser educada y tranquila ya que será un ejemplo en el que nuestros hijos se reflejen durante una gran parte del día y eso será lo que le transmitan a diario.

También será muy importante y necesario la buena comunicación que tenga la niñera con los padres. Esta deberá ser constante y fluida e informar de cada situación o cada sensación experimentada con el niño.

Para poder acertar con la selección de la niñera más adecuada puedes hacer tú misma una búsqueda y selección de dicha candidata fiándote de tu propia intuición o puedes dejarte recomendar por algún familiar o conocido.

También y si no tienes el tiempo necesario para buscar, entrevistar, comprobar currículos y referencias, puedes acudir a agencias especializadas que se encargarán de toda esta tarea, que a veces puede llevar tiempo y ser muy engorrosa.

En esta página puedes encontrar el servicio de Selección de Cuidadoras de niños y Educadoras infantiles  en el cual te ofrecemos referencias contrastadas por nosotros mismos, garantía de un año y tres reposiciones en el caso de que tuvieras que cambiar de niñera y sin ningún coste adicional.

Consúltanos sin compromiso.