La seguridad social es uno de los pilares fundamentales de la protección social. Se trata de un sistema de protección social que ofrece una serie de beneficios sociales que permiten asegurar la salud, la seguridad y la estabilidad financiera de una persona.

En el caso de una empleada del hogar, la seguridad social le ofrece una serie de ventajas, como la cobertura de enfermedades y accidentes, jubilación, incapacidad temporal o permanente, desempleo, y otros beneficios sociales.

Sin embargo, para poder acceder a estos beneficios, una empleada del hogar debe cumplir con los requisitos exigidos por la legislación laboral, esto incluye tener un contrato de trabajo y estar alta en la seguridad social.

Tal vez estés pensando en contratar a una empleada del hogar pero no estás seguro/a y además no sabes cómo hacerlo. Por ello, te recomendamos visitar esta página, ¿Por qué confiar en una agencia de servicio doméstico?, donde te contamos todas las ventajas que conlleva la contratación de una agencia de servicio doméstico y las facilidades que te proporciona el hacerlo.

Proceso de alta

Uno de los primeros pasos para contratar a una empleada del hogar es el alta en la seguridad social. Esto se debe a que el alta en la seguridad social otorga a ambas partes, la empleadora y la empleada, derechos y beneficios. Tanto para el empleador como para el empleado, hay ciertos requisitos que deben cumplirse.

Los requisitos para la contratación van desde la presentación de los documentos necesarios, como la documentación de los salarios a pagar, hasta el cumplimiento de un procedimiento específico de alta en la seguridad social.

El trámite de alta de la empleada del hogar se realiza a través del Sistema de Cotización de Seguridad Social. Esto se hace para asegurar que la empleada tenga los derechos laborales establecidos en la ley. El trámite de alta se puede realizar a través de internet o en una Oficina Pública de Seguridad Social.

La documentación requerida para este trámite varía dependiendo de las características de la empleada del hogar. Se requiere la presentación de la documentación personal de la empleada, así como la documentación correspondiente a la empleadora que contrata. Esta documentación incluye el contrato de trabajo, cualquier información adicional requerida y el cumplimiento de los plazos establecidos.

Los costos asociados al trámite varían según el tipo de alta. Si es un alta temporal, los costos son menores porque el contrato es de corta duración. Si el contrato es de larga duración, los costos pueden ser mayores debido al mayor tiempo de duración del contrato.

Además, hay ciertos requisitos que la empleadora debe cumplir. Estos incluyen el registro de la empresa en el RETA, la presentación de una declaración de retención de impuestos y el aporte de los cotizantes de la empresa.

Una vez que se cumplen todos los requisitos necesarios, la empleada del hogar puede solicitar su alta en la seguridad social. Esto le otorga a la empleada del hogar una serie de beneficios como el pago de seguros de vida, el derecho a un salario mínimo, la posibilidad de acceder a la jubilación y el derecho a disfrutar de vacaciones anuales.

Cómo se aplica el alta

Cuando un empleador decide dar de alta a una empleada del hogar, hay un proceso de solicitud y aceptación que debe completarse. Esto se realiza a través de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Para iniciar el trámite, el empleador deberá rellenar y presentar el formulario S-2. Este formulario está disponible en línea, así como en los centros de atención al público de la TGSS.

Una vez que la solicitud sea aprobada, la empleada del hogar pasará a formar parte de la seguridad social. Esto significa que tendrá derecho a varias prestaciones sociales, como la asistencia médica, el subsidio de desempleo, la jubilación, entre otros.

Con el fin de completar la solicitud, el empleador deberá presentar algunos documentos. Estos documentos incluyen la identificación de la empleada, comprobante de dirección, certificado de nacimiento, cartilla de ahorro, recibos de nómina y el contrato de trabajo. Esta documentación es necesaria para demostrar que la empleada del hogar cuenta con los requisitos para ser admitida en la seguridad social.

Además, el empleador deberá presentar un comprobante de ingresos. Esto se puede hacer a través de una declaración jurada o un estado de cuenta bancario. El comprobante de ingresos demuestra que la empleada del hogar tiene los recursos suficientes para ser dada de alta en la seguridad social.

Una vez que todos los documentos estén en orden, el empleador recibirá un recibo de alta. Este recibo debe ser conservado por el empleador durante los próximos cinco años. El recibo certifica que la empleada del hogar ha sido aceptada en la seguridad social y es una prueba de que se cumplieron todos los requisitos necesarios para el alta.

Tanto el trámite de alta como los documentos requeridos deben presentarse dentro de los plazos establecidos. Esto es importante para evitar sanciones por parte de la TGSS. El empleador debe presentar la documentación en un plazo máximo de treinta días desde el inicio de la relación laboral. Si el empleador supera este plazo, se le impondrá una multa.

Además, el empleador deberá realizar el pago de los impuestos correspondientes. Los impuestos se pagan al momento de la presentación de la documentación, y su cantidad depende del salario y la antigüedad de la empleada. Estos pagos pueden realizarse en efectivo, por transferencia bancaria o a través de tarjeta de crédito.

Por último, es importante tener en cuenta que todos los documentos deben estar completos y correctos. Esto es necesario para evitar problemas durante el trámite de alta.

Beneficios para la empleada del hogar

La seguridad social ofrece muchos beneficios a las empleadas del hogar, comenzando con los derechos otorgados al contar con un alta. Entre estos beneficios se encuentran los siguientes:

Seguridad laboral:

Una de las principales preocupaciones de las empleadas del hogar es la seguridad laboral. Al contar con el alta en la seguridad social, la empleada puede contar con una seguridad de ingresos y una protección frente a los abusos laborales. Esto significa que la empleada tendrá acceso a una indemnización si pierde su trabajo, tendrá derecho a vacaciones anuales y a una jubilación con una pensión al final de su carrera.

Derechos otorgados:

Al contar con un alta en la seguridad social, la empleada del hogar recibirá una cobertura médica y de seguridad social. Esto significa que, en caso de enfermedad o accidente, la empleada tendrá derecho a una sustitución de ingresos por incapacidad temporal, y también tendrá derecho a servicios de salud como medicinas y pruebas médicas. Además, la empleada contará con el respaldo financiero de la seguridad social en caso de incapacidad permanente.

Indemnización en caso de desempleo:

Si la empleada del hogar pierde su trabajo por circunstancias ajenas a su voluntad, podrá recurrir a la seguridad social para recibir una indemnización equivalente al salario percibido durante los últimos doce meses. Esta indemnización se denomina » prestación por desempleo » y es una forma de languidecer la situación financiera de la empleada mientras busca un nuevo empleo.

Vacaciones anuales:

La empleada del hogar tiene derecho a unas vacaciones anuales de entre dos semanas y un mes, dependiendo de la duración de su contrato de trabajo. Estas vacaciones deberían ser pagadas por su empleador, y están reconocidas como derechos laborales básicos.

Jubilación con pensión:

La empleada del hogar que cumpla la edad legal de jubilación (65 años en España) tendrá derecho a una pensión de jubilación a partir de los ahorros de su cuenta de jubilación. Esta pensión se basa en los aportes que ha hecho al sistema de seguridad social durante su vida laboral, y será pagada hasta el fin de sus días.

Obligaciones laborales de la empleada

Como empleador, es importante entender las obligaciones laborales que tiene una empleada del hogar. Estas obligaciones incluyen el cumplimiento de horarios y responsabilidades establecidas, así como el respeto a la legislación laboral vigente.

Entre las obligaciones de la empleada destacan el cumplimiento de los horarios establecidos, el cumplimiento de las tareas asignadas de forma correcta, el respeto a los demás miembros de la familia y el respeto a las normas de la empresa. Además, la empleada debe contar con los conocimientos necesarios para realizar su trabajo de forma adecuada.

Es importante que el empleador se asegure de que la empleada del hogar conozca sus obligaciones antes de firmar el contrato de trabajo. Esto es especialmente importante para los empleados mayores de 18 años. Además, el empleado debe cumplir con las normas de seguridad establecidas por el empleador.

Por otra parte, la empleada debe recibir los salarios adecuados por las horas trabajadas, así como los beneficios establecidos en el contrato. Estos beneficios incluyen la jornada laboral mínima permitida, descansos entre jornadas y tiempo libre para realizar actividades personales.

El empleador también tiene la obligación de otorgar a la empleada del hogar incapacidades temporales y permanentes en caso de enfermedad o lesiones. Estos beneficios también se aplican en caso de maternidad o paternidad. El empleador también debe conceder vacaciones anuales a los empleados y permitirles desempeñar su trabajo de forma segura y saludable.

Finalmente, el empleador debe cumplir con la legislación vigente en materia laboral y garantizar los derechos de los empleados. Esto incluye la elaboración de un contrato de trabajo válido y el respeto a las leyes laborales. Además, el empleador debe financiar los seguros de salud y pensiones correspondientes a la empleada.

Casos especiales

Una vez que se comprende el proceso de alta para una empleada del hogar en la seguridad social, hay algunos casos especiales que se deben tener en cuenta. Estos casos son aquellos que tienen características diferentes a una relación laboral habitual.

Alta de empleada temporal

Una relación laboral temporal se refiere a un empleo para un plazo específico. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en los casos en los que la empleada del hogar se contrata temporalmente para una actividad específica, como un evento especial. En este caso, el empleador y la empleada deben acordar un plazo de contratación y los documentos requeridos son los mismos que para el alta habitual. Si la relación laboral termina antes del plazo acordado, el empleador debe presentar a la seguridad social una declaración de cese de empleo para la empleada.

Alta de empleada extranjera

Es importante tener en cuenta que la relación laboral con un trabajador extranjero también se debe registrar en la seguridad social. Por lo tanto, el empleador debe contar con los documentos necesarios para el alta de la empleada extranjera, como un N.I.E. (Número de Identificación de Extranjeros) o un pasaporte. Además, es posible que el empleador deba cumplir con requisitos adicionales, como la obtención de una tarjeta de residencia para el trabajador extranjero.

Alta de empleada menor de edad

El alta de una empleada menor de edad se debe realizar de forma diferente al de una empleada mayor de edad. Esto se debe a que el trabajador menor de edad debe tener aprobación de sus padres para su contratación. Esto se debe hacer mediante una autorización por escrito de sus padres o tutores. Además, el trabajador menor de edad debe tener un certificado de escolaridad. El trabajo de un trabajador menor de edad también está sujeto a regulaciones especiales en cuanto a horario, tareas, etc.

Es importante que los empleadores sean conscientes de la necesidad de cumplir con los requisitos para el alta de la empleada del hogar en la seguridad social, especialmente cuando se trata de empleados con circunstancias especiales. Esto ayudará a garantizar una relación laboral segura y justa para ambas partes.

Si estás buscando una agencia de servicio doméstico confiable y profesional, ¡has llegado al lugar correcto! En María Zugasti estamos capacitados y comprometidos para brindarte la asistencia que necesitas en tu hogar. Ya sea que requieras servicios de limpieza, cuidado de niños o cuidado de mayores, estamos aquí para hacer tu vida más fácil. No pierdas más tiempo y descubre cómo nuestros servicios pueden transformar tu rutina diaria. 

¡Contáctanos hoy mismo y deja que nos ocupemos de tus necesidades domésticas mientras tú disfrutas de un hogar impecable y armonioso!